Qué hacemos

En ACEFGA creemos en la conservación activa más que en las reivindicaciones, nos ponemos a trabajar desde el primer momento para conservar y proteger la naturaleza. Nuestra actividad se centra en proyectos de actuación directa sobre el medio para proteger los bosques de Galicia, a través de la gestión ambiental del territorio y mediante acciones concretas de conservación y restauración ambiental. Empleamos la custodia del territorio y optamos por colaborar y trabajar conjuntamente con las Administraciones Públicas y los sectores productivos para alcanzar un desarrollo sostenible y compatibilizar la actividad económica con la preservación de hábitats y especies.

LA CUSTODIA DEL TERRITORIO

La custodia es una herramienta que implica directamente a la sociedad en la conservación de la naturaleza. Son los propietarios los que gestionan el espacio para protegerlo y mantener sus valores naturales, bien a través de acuerdos con entidades de custodia, que les ayudan en la gestión, o bien siendo directamente estas entidades las gestoras e incluso las propietarias de los terrenos mediante su adquisición.

La custodia del territorio nace en los EE.UU. en 1890 y tiene una larga trayectoria de éxito en muchos lugares del mundo. En España y en Galicia está en una etapa de expansión incipiente y para muchos es todavía una novedad desconocida hasta ahora, pues tradicionalmente era exclusividad de las Administraciones Públicas la gestión del medio ambiente y los espacios protegidos. Poco a poco las iniciativas de custodia y de conservación privada se van abriendo camino y demuestran su eficacia a la hora de proteger la naturaleza.

Áreas de Conservación

Los terrenos privados custodiados por ACEFGA se integran en nuestra propia red de Áreas de Conservación, espacios destinados a la protección de los hábitats y las especies y a la restauración ambiental de los bosques. La gestión privada asegura la protección efectiva de estos lugares y nos permite regular los usos a los que se someten. Además, podemos controlar todas las actuaciones y trabajos de conservación y restauración que se llevan a cabo, empleando criterios científico-técnicos y aplicando unos niveles de exigencia en calidad ambiental más altos de los que la propia Administración Pública nos exige, como la utilización de planta forestal de procedencia genética local.

En estos lugares no se realizan actividades extractivas y solo se permite el acceso peatonal, empleando para ello los senderos señalizados. El tránsito de vehículos motorizados y bicicletas así como la entrada de animales domésticos está restringido para evitar impactos, daños o molestias; como el ruido, la contaminación, el atropello de fauna silvestre o la introducción de enfermedades y especies exóticas.

Los terrenos públicos en convenio o acuerdo de custodia con la Administración también forman parte de la red de Áreas de Conservación de la Asociación. Mediante la gestión conjunta o cedida de los mismos, se pretende la conservación de los valores naturales presentes y la ejecución de trabajos de conservación en caso de detectarse amenazas o alteraciones en los hábitats.

Conservación y Restauración

Cuando se adquiere una parcela, se cierra un acuerdo de custodia o se solicita autorización para actuar en zonas de dominio público, entra en juego la gestión ambiental. Esto implica una serie de directrices, medidas y actuaciones que se llevan cabo siguiendo un proyecto o un plan de gestión.

Cuando la superficie a gestionar se encuentra ocupada por un ecosistema establecido o maduro, llevamos a cabo una política de no intervención, es decir, permitimos a la naturaleza desarrollarse según su dinámica, sin alterar los procesos naturales o la estructura y función del ecosistema. Nos limitamos a realizar el seguimiento y vigilancia del espacio, asegurarnos de mantener los valores ambientales presentes y realizar tan solo actividades o acciones divulgativas, de investigación o de educación ambiental.

Lo más habitual es que el espacio se encuentre degradado o sufra alteraciones e impactos negativos, en este caso, nos ponemos a trabajar para solventar la situación y devolver el terreno a una situación lo más cercana posible a su estado natural. Para ello realizamos actuaciones de mejora y restauración ambiental, que van desde la retirada de residuos y basuras, el control y eliminación de especies exóticas invasoras o la plantación de especies autóctonas para recuperar el ecosistema.

DSC_0773 (2)

INVESTIGACIÓN E INNOVACIÓN

Conocer el patrimonio natural es la mejor manera de conservarlo, para ello ACEFGA promueve la investigación científica de los hábitats y las especies de elevado interés ambiental. Poder entender y conocer más sobre la estructura de nuestros bosques, su dinámica natural o la distribución espacial de las especies vegetales, es fundamental a la hora de tomar decisiones y planificar su gestión y restauración.

Durante el desarrollo de nuestros proyectos, realizamos pruebas y técnicas experimentales de ingeniería ambiental, diferentes métodos de eliminar flora exótica invasora o nuevas maneras de revegetar el terreno. Tratamos de innovar y descubrir cuales son las formas más eficaces y con mayor éxito de entre todas las que utilizamos. Intentamos mejorar día a día y alcanzar los máximos resultados con la mínima inversión en tiempo, dinero y recursos humanos, lo que redunda en un uso más eficiente de los recursos de que disponemos y unas actuaciones más eficaces a la hora de conservar y restaurar los ecosistemas naturales.

DIVULGACIÓN CIENTÍFICA Y EDUCACIÓN AMBIENTAL

Desde ACEFGA, tratamos de divulgar y dar a conocer a la sociedad el rico patrimonio natural de Galicia, además de concienciar sobre el delicado estado de conservación que sufren ciertas especies y hábitats y la necesidad de conservarlos.

Impulsamos iniciativas de divulgación en colaboración con la comunidad científica y otras entidades, haciendo llegar al público general, parte de la investigación desarrollada en el entorno académico y universitario, favoreciendo la transferencia de conocimiento a través del vacío existente entre el ámbito científico y la sociedad civil, bajo la premisa de que no podemos conservar ni valorar aquello que no conocemos.

Desarrollamos actividades en la naturaleza, en especial con los más jóvenes, para que descubran la riqueza natural de su entorno local más cercano, haciéndoles partícipes y responsables de su cuidado.